Con polémica, Cuba le dice ¡NO! a sus ‘extranjeros’

La noticia llegó desde Jurassic Park y ha significado un revés para cualquier esperanza de volver a ver a Cuba en la máxima élite del voleibol mundial. Sucede que el flamante dinosaurio que dirige el Instituto Nacional de Deportes (INDER), algo así como el IPD aquí, ha sido tajante: Cuba participará en los próximos Juegos Panamericanos Lima 2019 con los atletas que tiene en la isla y no con los cubanos que juegan (y destacan) en el extranjero.

Dos tuits han sido suficientes para sepultar las esperanzas. Las lamentables declaraciones del jurásico Osvaldo Vento Montiller despejan cualquier duda sobre la filosofía comunista, retrógrada y absurda que aun persiste en la isla. Una filosofía que alcanza al deporte y que se resume en una corta frase: “Patria o muerte”.

Las polémicas declaraciones del tiranosaurio no pudieron llegar en peor momento. Se dan en la hora clave, cuando se creyó que la gestión federativa de la isla daría un giro radical en su política respecto a sus jugadores y se abriría paso al voleibol moderno.

Hace unos días, tres cubanos que brillan en el voleibol mundial (Simon, Hierrezuelo y Sánchez) se reunieron con el presidente de la Federación Cubana de Voleibol, Ariel Sainz, para negociar su retorno a la selección. De haberse dado, tal hecho constituía un hito, pues abría la posibilidad de retorno de voleibolistas que podían devolverle a la isla el protagonismo a nivel selecciones.

Sin embargo, los nefastos tuits lanzados Osvaldo Vento no solo han servido para descartar cualquier esperanza de retorno. El señor ha ido más allá y ha aprovechado la situación para cuestionar aquellos países que optan por nacionalizar jugadores para incorporarlos a selecciones. Ha llegado, incluso, a calificar como “importados” a los atletas que visten sedas de países donde nacieron. Faltaba más.

En Twitter, el presidente del INDER se muestra bastante activo. Pero los contenidos que comparte solo dan cuenta de su arraigado comunismo, un sistema político al que es servil, y que han colocado a Cuba en el peor momento de su historia del deporte, el voleibol solo es una de las tantas disciplinas que sufren las consecuencias.

Las cifras indican que en el extranjero juegan tal cantidad de voleibolistas cubanos con los que tranquilamente se podrían forman tres selecciones de primer nivel. El panorama en el voleibol femenino anda igual. Para la historia quedaron las espectaculares morenas del Caribe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: