La FPV vs los clubes de la LNSV

Para ser una federación deportiva que vive de los logros del pasado, la Federación Peruana de Voleibol parece tener poca capacidad de generar memoria de corto plazo, en especial cuando se trata de la Liga Nacional; la batalla que se luchó esta semana entre la FPV y nueve de los diez clubes pertenecientes a la LNSV por la fecha de inicio de la temporada 2019-20 es solo una más dentro de la gran guerra que el actual directorio del ente máximo del voleibol peruano parece haberle declarado a los clubes, aquí un poco de, a falta de mejor término, pastillas para la memoria para los aun sobrevivientes miembros del Directorio de la FPV de por qué los clubes no están a favor de darles una «ayudita» con la clasificación olímpica.

Regresemos a la temporada 2017-18, el voleibol peruano pasaba por una crisis política, la Pdta. Diana Gonzales a mitad de la primera ronda de la Liga era destituida de su cargo, no es necesario recordar todo el incidente, solo que la actual Pdta. encargada Pilar Gonzales toma la FPV en medio de la LNSV. Aquí comienzan los primeros problemas, poco trascendentales en esa época, el reducido directorio se enfrentó a dos grandes problemas en la temporada, el primero, Deportivo Alianza en la ronda de Cuartos de Final denunciaba que Regatas Lima había hecho jugar a Sareea Freeman, refuerzo extranjero de emergencia, sin un transfer valido; el directorio P. Gonzales había habilitado a Freeman con un carnet de juego y un transfer extemporáneo por una hora, es decir, Freeman jugó a las 23:00 horas (hora peruana) y el transfer fue firmado a las 23:59 (hora peruana) de ese mismo día. La denuncia fue hecha valida a pesar que la FPV fue quien habilitó a Freeman, pero lo que agrava más la situación es que a Deportivo Alianza no se le sancionó por mostrar documentos privados de Freeman en redes sociales y que al popular Depor también se le había permitido jugar sin transfer para sus dos extranjeras brasileras hasta tres encuentros esa temporada.

Resultado de imagen para sareea freeman lnsv
Sareea Freeman jugó por Regatas Lima tres temporadas seguidas, dos como jugadora extranjera regular y la tercera como refuerzo de emergencia. Foto: FPV

El caso Freeman dejó un precedente que en unos párrafos tendrá sentido, el otro asunto que la FPV tuvo que resolver de manera controversial es si Ángela Leyva, que había jugado la temporada en Brasil con el Club Osasco, podía regresar a su Liga de origen y jugar por el eventual campeón de la temporada USMP. Hay que dejar en claro que es válido que una deportista regrese a su Liga de origen y juegue a pesar de no haber estado en el campeonato, sin embargo, en las Bases de la LNSV para ese año decía que la jugadora tenía que estar habilitada al principio de la temporada, la FPV interpretó que como USMP había presentado a Ángela Leyva en su O2 inicial, ella estaba habilitada para jugar, Leyva jugó, campeonó y el resto es historia.

Resultado de imagen para usmp pentacampeon
USMP campeona la Liga 2017-18 con Ángela Leyva que solo jugó la parte final del torneo.

Saltemos ahora al inicio de esta guerra entre los clubes y el actual directorio de la FPV, la temporada 2018-19; lo que los clubes reclaman es la falta de respeto a los procesos y la improvisación en la FPV, aquí te lo explicamos: en las bases del año 2018-19 se había reducido el monto económico de los premios a los clubes en todas las instancias, desde la premiación por tabla inicial y final hasta la premiación individual, es decir, un club haciendo la misma inversión y finalizando en el mismo puesto que el año anterior tendría una pérdida económica causada por la FPV, la razón de esta reducción nunca quedó muy clara pero está relacionada a los contratos que el Directorio negoció ese año, en especial con Media Networks que, además de hacer esperar a la compañía televisora al punto que dos fechas de la Liga no fueron transmitidas, el contrato firmado fue uno de emergencia, este hecho también es importante recordarlo para lo que es la actual batalla entre clubes y FPV.

La imagen puede contener: 21 personas, personas sonriendo, personas practicando deporte, calzado y cancha de baloncesto
Rebaza Acosta es el nuevo inquilino de la LNSV, tuvo que superar que le bajaran dos puntos en la tabla.

La Liga Intermedia también tuvo su pedazo en este drama, se registraron tres denuncias ese año, dos por transfer extemporáneo de jugadoras contra Latino Amisa y Divino Maestro y una contra Rebaza Acosta por no presentar categorías base dentro del calendario. Las denuncias de transfer extemporaneo no llegaron a mayores ya que los equipos quedaron a mitad de tabla e igual permanecían en la misma liga, por otro lado, a Rebaza Acosta se le bajó dos puntos en la tabla de la primera ronda a pesar que el calendario del año no había terminado, haciendo que la denuncia no tenga validez. El equipo chalaco logra ganar la Liga Intermedia y en el Torneo de Ascenso logró clasificar a la LNSV de este año, sin embargo, la FPV no resolvió las denuncias hasta el último minuto, el mismo día del encuentro final de la primera ronda. De no haber sido por que Latino Amisa comenzó a ganar encuentros y asustó al club del actual presidente del COPEV, el SPV, la denuncia por los dos puntos no habría sido hecha y hubiese podido ser usada en el Torneo de Ascenso donde Deportivo Alianza o Túpac Amaru habrían bajado a Rebaza Acosta a pesar de solo haber perdido un encuentro en toda la temporada.

Ahora vamos a la MADRE de todas los problemas ocasionados por el directorio de la LNSV, el carnet de juego de Patricia Aranda, la ex-capitana de la selección española por primera vez había sido inscrita en la Liga como jugadora peruana, la FPV habilitó un carnet de juego y le permitió participar con su club, Sporting Cristal; más de cuatro fechas después del inicio de la temporada, varios clubes entre los que destacó el actual pentacampeón USMP denunciaron que Patricia Aranda no era jugadora peruana y había jugado sin transfer internacional. Resulta que la FPV había registrado a Patricia sin antes haber recibido la confirmación de la FIVB de nacionalización deportiva, como entendimos este año en mayo, Patricia no podía acceder a la nacionalización sin antes pagar la suma de 20 mil Francos Suizos o esperar dos años más para solo tener que pagar 2 mil. La FPV incurrió en una falta que pudo haber desencadenado incluso una sanción de la FIVB pero se lavó las manos quitándole todos los puntos jugados hasta el momento a Sporting Cristal y, usando el precedente del caso Freeman, sancionar al club a pesar que fue la FPV quien habilitó a Aranda para jugar como peruana.

Resultado de imagen para patricia aranda lnsv
La FPV aprobó que Patricia Aranda jugara como deportista peruana, sin embargo, la FIVB no lo había permitido. Foto: LNSV

La LNSV 2018-19, como se había planteado previamente, terminó de manera apresurada; con los clubes se llegó al acuerdo que terminara en marzo con la «excusa» de que se necesitaba preparación para Lima 2019 a pesar que la temporada de ligas termina en mayo. La Liga terminó el 24 de marzo como se tenía planeado pero, la FPV cometió un grave error en el calendario pues, su Asamblea Ordinaria en la que se aprobaría el presupuesto y el calendario 2019-20 no se adelantó, se mantuvo con fecha 27 y 28 de mayo lo que hizo que hubiera un vacío de más de un mes en que ni los clubes ni la selección tenían información. Aquí también caen los problemas económicos del año para la FPV pues al no tener aprobado calendario y presupuesto, la Federación no pudo presentar documentos al IPD y se quedaron sin subvenciones la primera parte del año. A fines de abril se efectuó la Asamblea, se acordó en un presupuesto y un calendario que fue mandado a todos los clubes, aquí está ese calendario:

Ninguna de las fechas del calendario «promocionales» presentado por la FPV fue respetada.

Lógicamente, por todo lo que la actual directiva de la Federación Peruana de Voleibol ha hecho con la Liga Nacional, en la reunión que se planteó con los clubes a inicios de esta semana no había un buen humor para solucionar problemas pues, además del hecho que la FPV de nuevo pedía cambiar el calendario y alargar más la espera de los clubes por iniciar una Liga que estaba programada para hacer más de un mes, se presentó las bases de competencia para este año en la que hay una reducción de hasta 30% en los premios económicos que recibirán los clubes, es decir, un club haciendo la misma campaña que el año pasado e invirtiendo la misma cantidad de dinero, quedará en pérdida; a esto también se le suma que la FPV le debe el dinero de los premios del año pasado a TODOS los clubes, siendo el club al que más se le debe el actual pentacampeón USMP e incluyendo el debutante Rebaza Acosta que debía recibir una remesa económica por clasificación. Por todas estas razones, nueve de los diez clubes de la Liga Nacional Superior de Voleibol decidieron no ceder a las peticiones de la FPV de retrasar la Liga para el entrenamiento de la selección.

Un mensaje final para los sobrevivientes del Directorio de la Federación Peruana de Voleibol, la próxima vez que pidan una «ayudita» a los clubes, recuerden que estos ya han cedido más de lo debido por la falta de gestión en la FPV, cosa que parece ser el tema central de el voleibol en estos días.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: